FEEDBACK Y FEEDFORWARD

FEEDBACK Y FEEDFORWARD

Un niño desde que nace está inmerso en un aprendizaje continuo, el cual se basa en el ensayo- error, a lo que nosotros técnicamente llamamos feedback. Por ejemplo, un niño/a quiere coger un juguete que está encima de una mesa pero está aprendiendo a ponerse de pie. La primera vez que intente coger el juguete se caerá y recibirá una información de cómo debe colocar sus piernas, que músculos deben estar más activos y cuales más relajados, etc. Así hasta poder conseguir el objetivo, gracias al aprendizaje del movimiento el cual se estima que se necesitan unos 5.000 intentos.

Una vez que el niño/a ha aprendido el movimiento entra en acción el feedforward, cuyo objetivo consiste en perfeccionar el movimiento, el cual se anticipa al movimiento voluntario preparando la musculatura necesaria para realizar el movimiento.

Como educadores nos debemos centrar en que el niño realice una educación basada en movimientos voluntarios para poder llegar al feedforward y de esta manera conseguir esos movimientos anticipatorios que para el niño son de gran ayuda para su control postural

Las investigaciones más reciente han demostrados que los niños que no tienen motivación por explorar el medio y por lo tanto no realizan movimientos voluntarios (por tener alguna patología…) tienen un desarrollo inferior a aquellos que están en continuo movimiento.

FEEDBACK Y FEEDFORWARD