SALUD EN FORMA DE HELADO

SALUD EN FORMA DE HELADO

ice-cream-2413248_1920
EL PLACER DE DISFRUTAR DE UN HELADO SALUDABLE

Se acerca el calor y con ello el verano y, la sensación inmensamente agradable de un día de sol, terraza y helado.

El estado de bienestar que obtienes de ese momento es necesario. El sol permite la mejora del estado de ánimo porqué aumenta las concentraciones cerebrales de serotonina, conocida como la “hormona del humor” y, además, gracias a su acción sobre nuestro organismo, estimula funciones tan importantes como la síntesis de vitamina D, necesaria para la absorción de calcio y fósforo, imprescindibles para nuestros huesos y dientes.

¿Pero qué ocurre con el factor helado? ¿Se trata de un hábito saludable?

La mayoría de helados comercializados contienen un índice muy elevado de sacarosa o, lo que es lo mismo, de azúcar común.

La sacarosa es un hidrato de carbono de absorción rápida y, el consumo habitual de este tipo de hidratos de carbono, se relaciona con patologías como la caries, la obesidad o la diabetes.

Además, muchos de los helados industrializados también incluyen grasas saturadas, el consumo de las cuales aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, por el incremento de los índices de colesterol.

Por esta razón, es importante que nos planteemos como convertir ese momento no solo en algo inmensamente agradable, sino también beneficioso para nuestra salud física y mental.

Es por ello que, os propongo una opción de un helado casero con un enfoque más sano, pero no por ello menos rico:

HELADO DE PLÁTANO Y MANGO

Ingredientes:

  • 2 plátanos (maduros).
  • 3 mangos (maduros).
  • 2 yogures (podéis utilizar yogures griegos pero, siempre sin azucarar).

Preparación

  1. Trocear los mangos y los plátanos.
  2. Guardar cada una de las frutas troceadas en un “tupper” y congelar (alrededor de una 4 horas).
  3. Agregar en la picadora o robot de cocina los 2 iogures y la fruta congelada. Triturar la mezcla.
  4. Una vez triturada la mezcla, ya estaría preparado el helado.
  5. Si se prefiere más frío, puede colococarse en un “tupper” y congelar alrededor de 1 hora más.

Con esta opción, se evita usar productos grasos como la nata o utilizar huevo (recuerda que la yema de huevo es rica en colesterol), que son dos de los productos que habitualmente se utilizan en la elaboración de los helados.

Además, no se hace uso del azúcar y puede realizarse con cualquier fruta dulce como por ejemplo melocotón, albaricoque, nectarina,… Si se opta por realizar el helado con frutas más ácidas como las frutas rojas, puedes añadir a la receta algún edulcorante natural como la miel.

Espero que este verano disfrutéis de esta y otras opciones tan buenas y profundicéis en el arte de la cocina, hagáis uso de los productos de la tan preciada cocina mediterránea que, tenemos la suerte de tener y, reivindiquéis una repostería saludable.

Como dijo Jordi Roca, reconocido como el mejor repostero del mundo en el año 2014, “lo último que comemos es lo primero que recuerdas”.

Más artículos
SALUD EN FORMA DE HELADO
Tagged on: